Minería y cambio climático

La minería y el medioambiente siempre han estado relacionados. No siempre ha sido una relación positiva, pero la energía limpia que lucha contra el cambio climático necesita recursos mineros, concretamente minerales metálicos. Es lo que se destaca del informe del Grupo del Banco Mundial titulado Minerales para la acción sobre el clima: La necesidad de minerales para la transición al uso de energía limpia.

En este informe se destaca que la producción de minerales, como grafito, litio y cobalto, podría aumentar en casi un 500 por ciento para 2050, para cumplir con la creciente demanda de tecnologías de energía limpia. También estima que se necesitarán más de tres mil millones de toneladas de minerales y metales para desplegar energía eólica, solar y geotérmica, así como el almacenamiento de energía, necesarios para lograr los objetivos marcados.

Esto es lo que se conoce como Climate Smart Mining, o lo que es lo mismo, minería climáticamente inteligente. Para descarbonizar sus economías, los países usan tecnologías eólicas, solares y de baterías. Sin embargo, esta reducción –transición energética global– requiere más minerales.

El citado informe sigue a otro publicado también por el Banco Mundial aunque en 2017, titulado El papel creciente de los minerales y metales para un futuro con bajas emisiones de carbono. Este concluyó que para construir un futuro con menos emisiones de carbono sería necesario aumentar la demanda de algunos minerales metálicos claves para la fabricación de tecnologías de energía limpia.

Vamos con algunos datos de interés. Para el 2025, una turbina eólica de 300 metros de altura podría producir entre 13 y 15 MW, suficiente para alimentar una pequeña ciudad. Con un mayor tamaño y producción de energía, se produce una mayor demanda de material. Solo para una turbina de tres MW se requieren 4,7 toneladas de cobre, 335 toneladas de acero, 1200 toneladas de hormigón, dos toneladas de elementos de tierras raras y tres toneladas de aluminio.

En cuanto a la energía solar, la capacidad renovable global fue de 178 GW, de los cuales el 54,5 por ciento fue tecnología solar fotovoltaica (PV). Para 2023, se espera que esta capacidad aumente a un teravatio y que la energía fotovoltaica represente el 57,5 por ciento de la mezcla. Las células fotovoltaicas requieren polímeros, aluminio, silicio, vidrio, plata y estaño.

Finalmente, todo lo que usamos en nuestro día a día en el hogar, en los vehículos y en el resto dispositivos cotidianos requerirá tecnología de batería para mantenerlos cargados y su vida en movimiento. El litio, el cobalto y el níquel están en el centro de la tecnología de baterías que verá la mayor explosión en la demanda en la próxima transición energética.

Climate Smart Mining (CSM), del Banco Mundial, apoya la extracción y el procesamiento sostenibles de minerales y metales para asegurar el suministro de tecnologías de energía limpia, al tiempo que minimiza las huellas ambientales y climáticas a lo largo de la cadena de valor.

Para ello, el Banco Mundial ha establecido cuatro pilares para la minería climáticamente inteligente:

  • Mitigación del cambio climático
  • Adaptación al cambio climático
  • Reducción de impactos materiales
  • Creando oportunidades de mercado

 

 

La Iniciativa de minería climáticamente inteligente ayudará a los países en desarrollo ricos en recursos a beneficiarse de la creciente demanda de minerales y metales, al tiempo que garantizará que el sector minero se gestione de una manera que minimice la huella ambiental y climática.

En este sentido, países como Canadá han querido dar un paso al frente y la Asociación de Minería de Canadá (MAC) ha publicado una nueva encuesta nacional que destaca el entusiasmo del público por que este país norteamericano aumente su participación en el mercado como proveedor mundial principal de minerales críticos

«Los canadienses apoyan el crecimiento de nuestra participación de mercado como proveedor global preferido de minerales, productos y tecnologías fundamentales que son esenciales para construir una economía neta cero», dijo Seamus O’Regan, ministro de Recursos Naturales de Canadá, en un comunicado de prensa en mayo de 2020.

«Canadá es uno de los cinco países principales en la producción mundial de 15 minerales y metales, incluidos cobalto, cobre, metales preciosos, níquel y uranio. Tenemos el potencial de expandirnos en litio, magnesio y tierras raras», dijo Pierre Gratton, presidente y director ejecutivo de MAC.

 

Leave A Reply