Metano, todo lo que necesitas saber sobre este gas de efecto invernadero

Cuando se habla del calentamiento global se suele poner el foco en el dióxido de carbono, responsable según algunos estudios del sesenta y seis por ciento del calentamiento del planeta. Sin embargo, cada vez son más las voces autorizadas que meten en la ecuación al metano, otro gas similar y que es el responsable directo del veinticinco por ciento del calentamiento global. ¿Cuánto sabes sobre el metano?

El metano (CH4) es un gas de efecto invernadero, como lo es el dióxido de carbono (CO2). ¿Qué significa esto? Que no deja escapar el calor de la atmósfera al ser opaco a la radiación infrarroja. Puede parecer que son malos, pero la realidad es que ambos gases son indispensables para la vida, porque gracias a ellos la temperatura media del planeta es de quince grados centígrados. Sin ellos, estaríamos hablando de unos menos dieciocho grados centígrados. El problema principal es el aumento de emisiones, que ha provocado un preocupante incremento de temperaturas.

 

Poniendo límites a las emisiones de metano

En la Cumbre del Clima de Glasgow, la COP26, Naciones Unidas ha querido poner el acento en el metano. Tanto es así que se ha anunciado la creación de un Observatorio Internacional de Emisiones de Metano (IMEO). Este tiene el objetivo de ayudar a la monitorización de los niveles de este gas en la atmósfera.

En la citada cumbre, la Unión Europea y Estados Unidos han firmado un compromiso global para reducir las emisiones de metano en un treinta por ciento antes de 2030, un plan al que se han sumado un centenar de países. Como curiosidad, es la primera vez que los gobiernos se comprometen a alcanzar objetivos concretos en relación con el metano.

Es importante destacar que pese a tener una vida muchísimo más corta, es ochenta veces más dañino que el CO2. El metano tiene un tiempo de permanencia en la atmósfera de entre nueve a doce años, diez veces menos que el dióxido de carbono. ¿Qué significa esto? Fácil. Si cesasen las emisiones de metano, en una década estaríamos en los niveles de equilibrio preindustriales. De ahí la necesidad de buscar una reducción rápida ante la grave crisis climática que vivimos en la actualidad. Se estima que disminuir un treinta por ciento las emisiones de metano de aquí a 2050 reduciría el calentamiento 0,2 grados centígrados.

 

«En España, la mitad de las emisiones de metano proceden de la gestión de residuos, humanos –treinta y dos por ciento– y animales –dieciocho por ciento–. Disponemos de conocimiento y tecnología para reducir las emisiones de forma considerable»

 

Causas de producción del metano

¿De dónde sale el metano? Este gas se produce principalmente por reacciones de descomposición de la materia orgánica y como subproducto de oxidaciones incompletas. Vamos con cifras concretas. El cuarenta por ciento de las emisiones actuales de metano son de origen natural: humedales, ríos, lagos y fuentes geológicas como volcanes o filtraciones naturales de gas. El otro sesenta por ciento deriva del ser humano con actividades como la agricultura o la ganadería, pero también con la mala gestión de los residuos en vertederos y con el uso de combustibles fósiles.

Seamos más explícitos. En entornos de humedales, pantanos o ciénagas, el agua estancada impide el contacto con el oxígeno. Así se producen unas condiciones anaeróbicas en las que las bacterias metanogénicas se alimentan de materia orgánica muerta liberando metano, entre otros gases.

De forma similar ocurre en cultivos que requieran inundación, como el del arroz. El agua impide que el oxígeno llegue al suelo, provocando que las bacterias anaerobias degraden la materia orgánica generando metano.

Los vertederos producen metano como consecuencia de la putrefacción y descomposición de la materia orgánica, y los estiércoles también. Las vacas, ovejas, cabras y demás rumiantes generan metano durante la digestión. Finalmente, la extracción, producción y uso de combustibles fósiles también genera metano, incluida la quema de biomasa y los incendios forestales. Hay que tener en cuenta que las combustiones incompletas también producen metano.

En España, la mitad de las emisiones de metano proceden de la gestión de residuos, humanos –treinta y dos por ciento– y animales –dieciocho por ciento–. Disponemos de conocimiento y tecnología para reducir las emisiones de forma considerable. ¿Aportamos nuestro granito de arena?

 

Entre los servicios de CONGEO destacamos los estudios ambientales y entre ellos los de huella hídrica y huella de carbono. Déjate asesorar por nuestro equipo de expertos en gestión de residuos, investigación de suelos contaminados, análisis de riesgos ambientales y mucho más.

Leave A Reply