Curiosidades del mundo los volcanes

La madrugada del 21 de septiembre de 2021 quedará marcada a fuego –nunca mejor dicho– en la memoria de los habitantes de La Palma. El volcán ubicado en la zona denominada Cumbre Vieja de la bonita isla del archipiélago de la Canarias, España, entró en erupción desatando un sinfín de sensaciones. En CONGEO estamos especializados en el campo de la geología y por eso queremos aprovechar para hablar sobre las curiosidades del mundo de los volcanes.

 

Las partes de un volcán

Empecemos por lo básico, delimitar las partes que componen un volcán. En términos generales se entiende que un volcán está formado por seis partes principales. La primera de ellas es la cámara magmática. Se trata de un depósito ubicado a gran profundidad de la tierra bajo el volcán, donde se acumula el magma. Es decir, una masa de roca fundida. Esta masa es la que asciende en una erupción hasta salir a la superficie.

¿Y cómo asciende? Lo hace a través de otra de las partes, denominada chimenea. En una erupción, la presión puede hacer que se fragmente la chimenea y que salgan trozos de roca hacia la superficie. No se debe confundir con el cono volcánico, que es producto de la acumulación de lava solidificada a partir de erupciones sucesivas que ocurrieron a través del tiempo. Dependiendo del número de erupciones que haya habido, el cono volcánico puede variar en grosor y tamaño. El cono es la parte superior que rodea a la chimenea. Es decir, lo que se puede apreciar sobresaliendo de la superficie.

En el cono volcánico también aparecen fisuras, grietas por las que sale la lava expulsada debido a la presión producida por los gases y el magma al erupcionar. Después llegaríamos a la zona del cráter, la apertura que se encuentra encima del volcán y por la que salen lava, gases y otros materiales volcánicos en una erupción. Finalmente tenemos la columna eruptiva, que está formada por esos materiales que expulsa el volcán.

 

Materiales expulsados por un volcán

Hemos comentado con anterioridad que un volcán en erupción expulsa diversos materiales. ¿A qué nos referimos? En este punto es común confundir lava y magma. El magma es la roca fundida que se encuentra en el interior del volcán. Si esta masa sale al exterior por el cráter o las fisuras, se le denomina lava. Esta puede ser más o menos viscosa según su contenido en sílice. Para que nos entendamos, cuanto más contenido en sílice tenga la lava más viscosa será.

Pero ¿solo expulsa lava? En absoluto. También expulsa gases, entre los que se encuentran el vapor de agua, el dióxido de carbono y el dióxido de azufre, como los más abundantes. Y unido a todo lo anterior, aparece el denominado flujo piroclástico, formado por una mezcla de gases y material sólido –cenizas y fragmentos de roca– y se expulsa durante la erupción. Este flujo se distribuye con el viento.

 

Cenizas y demás piroclastos

El tamaño del piroclasto hace que el flujo se clasifique en ceniza –partículas menores a dos milímetros de diámetro–, lapilli –partículas de hasta sesenta y cuatro milímetros de diámetro– y bombas volcánicas –partículas mayores a los sesenta y cuatro milímetros de diámetro–.

Como es lógico pensar, el tamaño de las partículas condiciona la velocidad y extensión que alcanza el flujo piroclástico. Mientras que los bloques solo avanzan hasta pocas decenas de kilómetros, las cenizas y lapilli pueden alcanzar hasta un radio de doscientos kilómetros desde el epicentro de la emisión.

Es importante recalcar que el flujo piroclástico puede tener efectos muy destructivos cuando un volcán erupciona debido a la enorme extensión de terreno que puede abarcar en un corto plazo de tiempo. Este no solo afecta a las vidas humanas o a las infraestructuras, también puede provocar efectos adversos prolongados en el clima, el suelo y el agua de la zona.

Un volcán puede estar activo, si puede entrar en erupción en cualquier momento, y se encuentra en estado de latencia o inactivo cuando no está en erupción o no se prevé que lo pueda estar en un futuro próximo. En este caso, puede presentar algunos síntomas de actividad como columnas de gases o aguas termales, pero lleva siglos sin entrar en erupción. A su vez, también pueden existir los volcanes extintos. Para que esto ocurra deben pasar miles de años desde su última erupción y, pese a todo, no implica que no pueda despertar en cualquier momento.

 

Curiosidades volcánicas

Cerramos el artículo con un buen puñado de cosas curiosas sobre los volcanes, según la fuente Cienciadivertida. Echemos un vistazo:

  1. La temperatura en interna de un volcán puede llegar a los mil grados, pero la lava puede alcanzar hasta los mil doscientos grados cuando llega a la superficie.
  2. Se dan aproximadamente de diez a veinte erupciones volcánicas diarias en la Tierra.
  3. Existen aproximadamente mil quinientos volcanes activos en todo el planeta Tierra y la mayoría se encuentran en el fondo de los océanos.
  4. Italia es el país europeo con más volcanes activos: tiene catorce en total.
  5. La única roca en el mundo que puede flotar en el agua es una piedra volcánica, conocida como piedra pómez.
  6. El suelo de las zonas próximas a los volcanes es muy rico y fértil. Por esto, hay personas que construyen sus casas junto a los volcanes.

 

Interesante, ¿verdad? En CONGEO somos expertos en todo tipo de asesoramiento ambiental. Estudiamos la tierra y el agua, su interrelación, y asesoramos para el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, así como para minimizar y remediar los impactos de las actividades humanas.

Photo by Alain Bonnardeaux on Unsplash

 

Leave A Reply