Evaluación de impacto ambiental: medidas de mitigación

El equipo humano que aporta CONGEO a cada proyecto domina las disciplinas técnicas en los campos de la geología, geoquímica, hidroquímica, hidrología, hidrogeología, evaluación de impactos y de riesgos ambientales. Estamos especializados en la gestión de los recursos naturales relacionados con la geología, los minerales, los suelos y las aguas.

Proporcionamos servicios de consultoría estratégica y asesoría técnica ambiental específicamente en lo concerniente a la interacción entre la tierra y el agua, aportando soluciones en gestión de aguas, tierras y residuos mineros. Una de nuestras especialidades es la evaluación de impacto ambiental, que es de lo que vamos a hablarte en este artículo. De forma más concreta, sobre las medidas de mitigación.

 

¿Qué entendemos por evaluación de impacto ambiental y medidas de mitigación?

«La Evaluación de Impacto Ambiental y la aplicación de medidas correctoras es un proceso de análisis que anticipa futuras afecciones de carácter ambiental, permitiendo seleccionar aquellas alternativas que disminuyan la magnitud de los impactos ambientales no deseados. Su importancia radica en que ha demostrado ser una herramienta fundamental para mejorar la viabilidad a largo plazo de determinados proyectos y en que contribuye de manera definitiva a evitar errores u omisiones que pueden implicar altos costes ambientales, sociales y/o económicos», explican desde el Instituto Superior de Medio Ambiente.

«Las medidas de mitigación ambiental se encuentran dentro de un conjunto de acciones de prevención, control, atenuación, restauración y compensación de impactos ambientales negativos que se dan por el desarrollo de un proyecto, con el fin de asegurar un uso sostenible de los recursos naturales y de la protección del medio ambiente», añaden desde la Fundación Red de Árboles.

 

Objetivos de las medidas de mitigación ambiental

Gracias a estas medidas se pueden aprovechar mejor aquellas oportunidades que te ofrece el medio para conseguir una mejor calidad ambiental en el proyecto. Por supuesto, se busca anular, evitar, atenuar, corregir o compensar todos los impactos negativos que las acciones derivadas del proyecto pueden provocar sobre la naturaleza. Por último, se pretende incrementar, mejorar y potenciar los efectos positivos que pudieran existir en el entorno.

Las medidas se pueden aplicar en cualquiera de las fases del proyecto –planificación, constructiva, operativa o de abandono– según corresponda. Medidas orientadas a mejorar el diseño, a mejorar el funcionamiento durante la fase operacional, a mejorar la capacidad receptiva del medio o incluso a la recuperación de impactos inevitables, así como medidas compensatorias para aquellos factores que son modificados por efectos inevitables e incorregibles.

 

Tipología de medidas de mitigación ambiental

Las medidas se resumen fundamentalmente en tres tipos. Vamos a verlos.

  1. Medidas preventivas:tienen como fin evitar la aparición de efectos ambientales negativos o mitigar estos anticipadamente.
  2. Medidas correctoras:no eliminan el impacto, pero sí lo atenúan, disminuyendo su importancia. Estas medidas se adoptan cuando la afección es inevitable, pero existen procesos, tecnologías, etc. capaces de minimizar el impacto.
  3. Medidas compensatorias:son las actuaciones aplicables cuando el impacto es inevitable o de difícil corrección. Tienden a compensar el efecto negativo sobre la especie o el hábitat afectado, mediante la generación de efectos positivos relacionados con el mismo.

 

En toda evaluación de impacto ambiental hay que tener en cuenta estas medidas, así como seguir un proceso de implementación:

  • Identificación de medidas.
  • Caracterización de medidas.
  • Valoración de impactos tras la introducción de medidas.

 

Medidas preventivas, éxito asegurado

De todas las medidas expuestas, en CONGEO somos partidarios y hacemos especial hincapié en las medidas preventivas. Siempre es mejor impedir que ocurra el hecho a tener que solucionarlo, así como evitar una posible situación que atente contra el medio ambiente y los recursos naturales.

Dentro de la planeación de un proyecto, deberá existir un documento donde se evalúen las diferentes posibles afectaciones que se presenten en las diversas etapas del proyecto. Además, todas estas medidas deben ser contempladas desde el principio del proyecto, con el fin de preservar el entorno y generar el menor impacto negativo posible. En caso de no poder aplicarse las medidas preventivas, se debe comenzar a hacer un análisis para ejecutar otro tipo de medidas como lo son las correctoras o compensatorias.

 

Seguimiento, vigilancia y restauración ambiental

Si presentar la evaluación de impacto ambiental ante la Administración competente es importante, no lo es menos llevar a cabo un proceso de seguimiento y vigilancia ambiental, ya que es una de las fases con mayor relevancia al definir un escenario de trabajo en el proyecto, en el que no es sencillo determinar cómo dar solución a imprecisos problemas que aparecen durante la ejecución del mismo.

Por último, toca hablar de la restauración ambiental de espacios como cierre del ciclo en todo proyecto que incluya este tipo de evaluaciones. Esta implica acondicionamiento de vertederos de obra, restitución de caminos o recuperación de la permeabilidad territorial.

Leave A Reply