Los 10 principales errores en el plan de cierre de una mina

En Congeo se agrupa un equipo de consultores muy cualificados, con conocimiento profundo de sus disciplinas y de los trámites administrativos relacionados con los proyectos en los sectores minero-industrial y de movimiento de tierras. Uno de nuestros principales servicios radica en los proyectos de restauración y remediación ambiental. Desde restauraciones ecológicas y geomorfológicas hasta infografías de la restauración futura, por citar algunos casos. Y es aquí donde entra en juego el plan de cierre de una mina. A lo largo de este artículo abordamos los diez principales errores que se dan en el cierre de un proyecto minero.

Entre las razones más comunes que podemos encontrar en estos errores tenemos estas causas:

  • Planificación incorrecta de objetivos.
  • Planificación con técnicas defectuosas.
  • Planificación como un evento, cuando el cierre es un proceso.
  • Plan con provisiones financieras inadecuadas.
  • Las teorías de Murphy y los sucesos Cisne Negro.

El cierre de una mina requiere de programas de gestión de riesgos a partir de altos estándares de investigación, diseño, construcción, operación, monitoreo y mantenimiento. No podemos olvidar que el riesgo resulta de considerar la probabilidad y la consecuencia, y esta última es función del tamaño de la mina.

 

Planificación incorrecta de objetivos

1. Cambios en los objetivos de la legislación. El tiempo entre la formulación inicial de los planes de cierre y la implementación de los planes de cierre puede ser de décadas. La legislación y la interpretación de la legislación no es estable durante este periodo de tiempo, por lo que si no podemos anticipar con precisión los requisitos futuros, habrá objetivos incorrectos. ¿Podemos arreglarlo? La clave está en anticiparnos echando un vistazo a las tendencias de las jurisdicciones reguladoras posiblemente más avanzadas para ver los objetivos que pueden tener que alcanzarse.

2. La comunidad decidirá en el momento del cierre, no en la preparación del Plan de Cierre. Los valores y sentimientos de una comunidad pueden cambiar durante décadas. Los planes de cierre son una licencia social que finalmente será otorgada por la comunidad afectada por el cierre. No anticipar sus necesidades es un error para el plan de cierre. Podemos solucionarlo anticipándonos a la evolución de la comunidad, a los cambios de expectativas y también a las condiciones al cierre de la mina. Debemos recordar que el cierre es un proceso.

Planificación con técnicas defectuosas

3. Optimismo por la eficacia de la tecnología nueva, novedosa y sensible. Tengamos en cuenta que se necesitan décadas de implantación para evaluar una tecnología novedosa; evaluaciones en corto plazo no son rigurosas. Se confía demasiado en que el tiempo mostrará las eficacias. Un ejemplo puede ser pensar que las coberturas en instalaciones de residuos evitarán completamente la infiltración para siempre. Lo ideal sería priorizar medidas de prevención sobre las de corrección y limitar la aceptación de la tecnología y su aplicación a lo que se haya demostrado previamente en situaciones representativas con un uso correcto.

4. Los sistemas geológicos, sísmicos, climáticos y otros sistemas naturalmente variables se definen de manera imprecisa para fines de diseño. Esto ocurre también con el rendimiento de estos sistemas naturales. De forma habitual el desempeño fuera del comportamiento previsto ocurre con frecuencia. Es el caso de los flujos de filtración no anticipados en zonas de falla, o los comportamientos geoquímicos no anticipados de minerales. Podemos mitigar el error con investigaciones y pruebas exhaustivas y completas, modelado y monitoreo durante el período operativo.

 

Planificación como un evento, cuando el cierre es un proceso

5. Olvidar que el cierre conlleva un proceso. Muchas, si no la mayoría, de las grandes minas se cerrarán con la necesidad constante de interacción para garantizar la protección y seguridad del medio ambiente. El éxito del cierre depende de los procesos de seguimiento y mantenimiento posteriores al mismo. Muchos planes de cierre no reconocen esta necesidad y no logran las condiciones bajo las cuales la transferencia de la custodia se logra de manera duradera. La solución es sencilla: considerar en el Plan de Cierre que el cierre es un proceso continuo hasta que el custodio final (la comunidad u otros) acepte la transferencia de uso y responsabilidad.

 

Plan con provisiones financieras inadecuadas

6. La inclusión del costo total de cierre reduce el valor actual calculado de una mina. Maximizar el valor de los activos es un objetivo de los administradores de activos y existe una motivación considerable para ser optimistas al estimar los costos del Plan de Cierre. Es decir, la subestimación es común. Debemos asegurarnos que el costo sea realista y no se vea comprometido por un conflicto de intereses.

7. El universo fiscal no es estable. Los fondos de cierre calculados y estructurados a una determinada tasa de interés pueden no funcionar como se anticipó si la situación fiscal se tambalea durante condiciones económicas inciertas. Realizar predicciones alternativas de las condiciones económicas futuras indudablemente identificará riesgos en la planificación del cierre.

 

Murphy y los sucesos Cisne Negro

8. Las fuerzas perpetuas son el gran rival. Los ataques de erosión, meteorización, heladas y desecación, incendios, heladas, actividad biótica y antropogénica solo pueden contrarrestarse mediante un programa igualmente persistente y diligente de seguimiento y mantenimiento. La mitigación se logra mediante una revisión exhaustiva por parte de personal con amplia experiencia y la realización de evaluaciones de riesgos que incorporen profesionales de diversas disciplinas operativas y de diseño.

9. Los eventos extremos, no solo atacan las estructuras, sino que su aparición cambia los datos y algoritmos utilizados utilizados para las predicciones. Las inundaciones y los terremotos extremos han desafiado nuestras estructuras. El mayor impacto de los eventos extremos, incluso si no desafían exclusivamente un solo lugar en la mina, es su influencia en la predicción de la gravedad de los eventos de diseño, lo que requiere cambios en los planes de cierre. Nuestra capacidad para visualizar estas combinaciones se desarrolla con el tiempo, con la experiencia.

10. Los cisnes negros –sucesos sorpresa– no son predecibles. Llegarán. Por ejemplo, las presas de relaves altas –actualmente las mayores superan los 200 m– pueden dejar de cumplir la prueba de aceptabilidad del riesgo a largo plazo. Los relaves en depósitos susceptibles a la licuefacción, ídem. Hay autores que mantienen que las mayores minas deben ir a depósitos de relaves tipo dry-stack, donde se evitan los riesgos de licuefacción. Incluso los Planes de cierre pueden tener que transformarse en Planes de uso sostenible post-cierre.

Aún con todo lo anterior, se mantienen 4 necesidades perpetuas:

– Metales y productos de la minería
– Minas
– Planes de cierre
– Planes de uso sostenible post-cierre

 

* Documentación: Top 10 things that go wrong whith plans por mine closure. Dr. Andrew M Robertson. 6th International Conference on Mine Closure.

 

Leave A Reply