El futuro de la minería

¿Está realmente la minería preparada para el futuro? Una pregunta tan sencilla como difícil es su respuesta. Muchas empresas mineras tienen una visión convencional y profundamente arraigada de su sector y el medio ambiente en el que operan. Esto quizá les ha servido en el pasado, pero es poco probable que funcione en el futuro.

La realidad es que los mineros ya no pueden permitirse ignorar el papel que desempeñan en un ecosistema económico, social y tecnológico mucho más amplio. ¿Han pensado realmente las empresas mineras de manera amplia lo que podría deparar el futuro para sus negocios y qué podrían estar haciendo ahora para asegurarse de que se beneficien de él?

Para contestar a esta pregunta nos hemos basado en el informe de PwC titulado Necesitamos hablar sobre el futuro de la minería, en el que se estudian cuatro posibles escenarios con sus diferentes características, así como las correspondientes soluciones para que las empresas puedan adaptarse a los mismos. ¡Vamos a ello!

 

Escenario 1: Éxito limitado

En este primer escenario nos enfrentamos a un éxito limitado, donde la confianza en el sector minero casi se ha evaporado. Por decirlo de algún modo, las empresas mineras ya no tendrán derechos mineros por largo plazo, sino autorizaciones menos estables que fácilmente pueden ser retiradas por los agentes reguladores. Para que nos entendamos, se estima que prosperen solo aquellos operadores con dones políticos y que, a su vez, reconozcan la necesidad de un desarrollo sostenible y comprendan la necesidad de resultados mutuos.

Llegados a este punto, la sociedad ya no confía en que los mineros hagan lo correcto. Ha puesto su confianza en esos agentes reguladores para que el sector rinda las cuentas que sean necesarias. Aquí, las ONG dominan el mundo de la comunicación e impulsan con fuerza sus agendas.

 

«En este futuro, solo los mineros más grandes pueden permitirse sobrevivir como operadores de activos»

 

El futuro ha llegado y la tecnología permite un monitoreo en tiempo real sin precedentes. Imagina drones y sensores remotos –operados por agencias reguladoras– monitoreando una amplia gama de indicadores en las minas, desde la calidad del aire hasta las condiciones de trabajo, la temperatura, los relaves o las cargas de equipo. Se trata de un alto nivel de escrutinio externo, que mantiene al sector en estado de alerta permanente.

El impacto de una menor confianza también se extiende al capital y la financiación se fragmenta, se vuelve más cara y más difícil de encontrar. Es prácticamente imposible atraer volúmenes importantes de nuevo capital en carbón térmico o uranio. En este futuro, solo los mineros más grandes pueden permitirse sobrevivir como operadores de activos.

 

Preparándonos ante el escenario 1 

  • Innovación en equipo. Se debe fomentar la colaboración en todo el ecosistema empresarial.
  • Diversificación. Mantener una cartera de minas para garantizar la continuidad del negocio en un mundo donde las operaciones pueden cerrarse en cualquier momento.
  • Inversión y búsqueda de socios. Hay que buscar convertirse en un socio preferente y comprender lo que aporta tu empresa minera y dónde hay brechas. También se debe estar dispuesto a compartir las recompensas.
  • Construir relaciones. Buscar enlaces productivos con reguladores y políticas mineras.
  • Búsqueda de capital. Ir en busca y captura de fuentes de capital paciente. Es hora de cambiar el enfoque de los objetivos a corto plazo a los rendimientos sostenibles a largo plazo.

 

Escenario 2: empresas no mineras en ascenso

En este escenario, los mineros han perdido la confianza y ya no controlan sus privilegios para operar. Se crean las condiciones ideales para que prosperen nuevos actores en el sector, especialmente aquellos con un historial de éxito en entornos altamente regulados.

El crecimiento y la rentabilidad son cada vez más difíciles de conseguir, con las empresas mineras obligadas a dar marcha atrás ante la creciente supervisión. Las minas mal explotadas están sujetas a cierres regulares como resultado del activismo social.

 

«Nuevas empresas mineras pueden aprovechar las bajas valoraciones y las ventas de activos de su competencia principal»

 

Aquí, los países que ya tienen altos estándares ambientales impulsan esos estándares aún más: la minería a cielo abierto está efectivamente prohibida y el uso de agua severamente restringido, lo que a su vez entra en conflicto con el suministro desde países sin estas restricciones ambientales. Los clientes de las empresas mineras, que reflejan las preocupaciones del público sobre el origen de los materiales para los productos de consumo, están cada vez más preocupados por el «riesgo de marca».

En este sentido, nuevas empresas mineras, considerando que pueden hacer un mejor trabajo y sabiendo que están libres de problemas heredados en torno a la confianza, pueden aprovechar las bajas valoraciones y las ventas de activos de su competencia principal.

A su vez, las grandes empresas de tecnología adquieren carteras mineras diversificadas para asegurarse el suministro de materias primas de manera responsable. El capital fluye fácilmente hacia estos nuevos actores, muchos de los cuales tienen acceso a tecnologías de vanguardia y un historial de éxito en entornos altamente regulados como la salud, las finanzas o la defensa.

 

Preparándonos ante el escenario 2

  • Evaluación de capacidades y adaptación rápida. En busca de la próxima gran idea que marque la diferencia.
  • Desarrollo del crecimiento. Buscar nuevas formas de crecer o adquirir el talento necesario para ejecutar la estrategia, teniendo en cuenta realidades como las necesidades distintivas de los millennials.
  • Gestión del riesgo de marca y mejora de la transparencia. Sobre todo a lo largo de la cadena de suministro.
  • Una lente B2C (Business to Consumer). Te puede ayudar a identificar nuevas mejoras de productos.
  • Identificación de las capacidades especializadas. Capacidades que podrían cambiar la gestión de la minería. Sobre todo si es para un participante nuevo.

 

Escenario 3: superpotencias mineras

Estamos en un escenario donde la confianza es más alta y el sector más fuerte, aunque con muchas bajas. El alto costo de ganarse la confianza, combinado con el acceso limitado a capital externo o nuevas ideas, favorecen a los muy ricos o muy innovadores.

El sector minero ha asegurado a las partes interesadas y al público que se puede confiar en ellos para continuar con el trabajo. Han generado confianza a lo largo de la cadena de suministro, desde las empresas de servicios de minería hasta los proveedores externos, los mercados y los comerciantes. Y como la responsabilidad está en sus manos, los mineros colaboran continuamente para mantener esta confianza ganada con tanto esfuerzo.

 

«En este futuro son las grandes mineras o aquellas con grandes carteras de activos las favorecidas. Esta consolidación solo ha dejado en pie a los llamados supermineros»

 

Las empresas fuera de la minería, sin embargo, muestran poco interés en el sector. El resultado es que las nuevas ideas deben provenir de los propios mineros. La tecnología y la innovación siguen desempeñando un papel fundamental, pero son incrementales en lugar de transformadoras.

En este futuro son las grandes mineras o aquellas con grandes carteras de activos las favorecidas. Esta consolidación solo ha dejado en pie a los llamados supermineros. La competencia suele limitarse a cosas como identificación y valoración de cuerpos minerales, rapidez en la ejecución de nuevos proyectos, avances en la producción, tecnología y propiedad de diferentes elementos de la cadena de suministro.

Muchas empresas mineras de nivel medio han tenido que reinventarse para sobrevivir. Se centran en productos y mercados especializados y lideran el camino en el abastecimiento de origen de los productos minerales. Las más pequeñas luchan para competir en sus propios términos.

 

Preparándonos ante el escenario 3

  • Colaboración minera. Todos los mineros deberán colaborar más para garantizar buenos estándares de administración en todas las minas, en todas partes.
  • Prestar atención a tu marca. Es un vehículo importante para demostrar que tu empresa merece autorregulación.
  • Identifique una promesa de marca de talento. Que sea convincente y que atraiga el tipo de talento que necesita.
  • Lograr una cultura correcta. Conseguir una cultura más constructiva y eficaz que recompense la colaboración y anime a las personas a trabajar juntas.
  • Invertir en participación y alcance comunitario.

 

Escenario 4: minería reinventada

Llegamos al último de los escenarios propuestos. En este, el sector minero se ha reinventado radicalmente. Las empresas mineras abrieron sus puertas, mejoraron su actuación y renovaron la confianza con el público y los reguladores. Al mismo tiempo, una ola de empresas más jóvenes ha llevado a una explosión de nuevas ideas, tecnologías, técnicas y capital.

En este futuro, las empresas mineras han hecho todo lo necesario para generar confianza al ser transparentes y escuchar a las partes interesadas. Mantienen esa confianza a través de la divulgación abierta y continua, respaldada por tecnología avanzada que minimiza las huellas ambientales y acelera la rehabilitación.

Por ejemplo, los sensores monitorean los procesos de producción y vigilan el impacto ambiental, las actividades de rehabilitación y prácticas de seguridad. Los resultados se transmiten a la web para que cualquier interesado o inversor pueda ver lo que está sucediendo en vivo.

 

«Con el riesgo de marca bajo control, la minería se ha convertido en un lugar atractivo para invertir y el capital es fácilmente accesible»

 

Es decir, ya no hay secretos. Se presta mucha atención al aspecto de las operaciones mineras, así como al impacto estético. Las empresas ahora piensan en la marca en toda su operación, desde la exploración hasta el punto de venta. El abastecimiento de origen se convierte en una parte fundamental de la misma. Lógicamente, junto a una mejora de la marca viene un incremento de los precios.

Con el riesgo de marca bajo control, la minería se ha convertido en un lugar atractivo para invertir y el capital es fácilmente accesible. Pero la afluencia de capital también trae nuevos participantes y nueva competencia. Esto es importante, pues en este escenario un número significativo de los grandes actores son ajenos al sector minero.

Estas empresas son expertas en aplicar tecnología de nuevas formas y extender su dominio en las cadenas de suministro. Las grandes empresas de tecnología de consumo de marca están tomando el control del abastecimiento de productos hasta el punto de comprar y operar minas.

Las empresas mineras tradicionales deben competir entre ellas y con los nuevos participantes por el acceso al capital, el talento y las comunidades. Solo aquellos con el mejor historial ambiental, el mejor historial de seguridad, el mejor historial de empleados, sin mencionar el retorno de capital apropiado, pueden prosperar.

 

Preparándonos ante el escenario 4

  • Incorporación de tecnología innovadora. Debe estar alineada con tu estrategia comercial general.
  • Buscar la cultura empresarial correcta. Aquella que te permita recompensar la innovación y la disrupción.
  • Nueva cultura y nuevos talentos. ¿Cuál es la propuesta de búsqueda de talentos de la empresa para atraer a los futuros empleados?
  • Afianzamiento de los vínculos entre los productos mineros y su uso final. Considerar las preferencias y demandas del consumidor final para generar una diferenciación de productos.
  • Colaboración con la competencia. Hay que estar preparado para vigilar a tus compañeros por el bien del sector.

 

«Las empresas mineras que quieran ser ganadoras en el futuro deben adoptar una mentalidad diferente a la actual»

 

En definitiva, una vez presentados los cuatro escenarios nos damos cuenta de que las empresas mineras que quieran ser ganadoras en el futuro deben adoptar una mentalidad diferente a la actual. Muchos ven sus negocios como cadenas de valor integradas con un fuerte control sobre la mayoría de las variables.

Sin embargo, lo que es cada vez más evidente, y lo que muestran los escenarios futuros, es que la minería existe en un gran ecosistema global. Un ecosistema que va más allá de su propia cadena de suministro y más allá de las partes interesadas y los clientes con los que los mineros tratan a diario.

¿Cuáles son los cambios de mentalidad clave que deben ocurrir? Buscar sinergias, ya que los mineros no pueden permitirse el lujo de hacerlo solos, deben estar dispuestos a formar asociaciones con elementos del ecosistema más amplio. Colaborar para proteger el sector y su reputación. Esto significa mejorar registros de seguridad, mejor desempeño ambiental, mejor compromiso con la comunidad y mejores relaciones laborales. ¿Estás preparado para el futuro de la minería?

Leave A Reply