Demanda de minerales en la transición energética

¿Sabías que un coche eléctrico requiere cinco veces más minerales que un coche convencional? ¿O que un campo eólico requiere ocho veces más minerales que una planta de gas convencional de potencia equivalente? Son datos extraídos de la International Energy Agencie (IEA) para hablar de la preocupación existente por la necesidad de proteger el suministro de minerales para lograr la transición hacia la energía limpia.

 

 

Por todos es sabido que los minerales juegan un papel fundamental ante el avance de las tecnologías de energía limpia que se usan en la actualidad. Hablamos de turbinas eólicas y paneles solares, pero también de vehículos eléctricos. Garantizar un buen suministro de estos minerales es vital y todo un desafío global, que se ha visto amenazado por la llegada de la Covid-19.

La pandemia ha afectado a numerosos países y son muchas las operaciones mineras que se han bloqueado, llevando a que la cadena de suministro para lograr esa energía limpia sufra ciertos riesgos. Por ejemplo, las actividades mineras de cobre de Perú –responsables del doce por ciento de la producción mundial– se paralizaron debido a las medidas de confinamiento del país. El bloqueo de Sudáfrica interrumpió el setenta y cinco por ciento de la producción mundial de platino, un material clave en muchas tecnologías de energía limpia y dispositivos de control de emisiones.

 

«Las tecnologías de energía limpia generalmente requieren más minerales que sus contrapartes basadas en combustibles fósiles»

 

Este tipo de acontecimientos han puesto de relieve una serie de razones por las que el mundo no debería dar por sentada la seguridad de los suministros. Y es que pese a que la Covid-19 se ha ido normalizando, ha servido para subrayar la necesidad de monitorear la seguridad del suministro de minerales para el futuro de esa energía limpia.

Como decíamos al principio del artículo, las tecnologías de energía limpia generalmente requieren más minerales que sus contrapartes basadas en combustibles fósiles. El litio, el cobalto y el níquel dan a las baterías un mayor rendimiento de carga y una mayor densidad de energía. El cobre es esencial para el uso cada vez mayor de la electricidad en todos los sistemas de energía gracias a su capacidad inigualable para conducir corrientes eléctricas. Y algunos elementos de tierras raras, como el neodimio, producen potentes imanes que son vitales para las turbinas eólicas y los vehículos.

Además, las energías basadas en combustibles fósiles también pueden ser más eficientes y menos contaminantes haciendo un uso extensivo de minerales. Sin ir más lejos, las centrales eléctricas de carbón más eficientes requieren mucho más níquel que las menos eficientes para permitir temperaturas de combustión más altas.

 

Con el avance de la energía limpia, aumentará la demanda de minerales

Es razonable pensar que cuanto más avance esa tecnología de energía limpia, más aumente la demanda de minerales. Pero esto no es nuevo. Esta transición energética es la principal fuerza impulsora del crecimiento de la demanda. Desde el año 2015, el transporte eléctrico y el almacenamiento en red se han convertido rápidamente en los mayores consumidores de litio, y juntos representan el treinta y cinco por ciento de la demanda total actual.

En este mismo periodo de tiempo, la demanda de cobalto ha aumentado del cinco al veinticinco por ciento. Como es lógico, este crecimiento tan rápido ha afectado a la oferta, como lo demuestra el aumento de cinco veces en los precios del cobalto entre 2016 y principios de 2018.

 

«Es razonable pensar que cuanto más avance esa tecnología de energía limpia, más aumente la demanda de minerales»

 

Geopolítica energética

Otro de los problemas que podemos encontrarnos son las guerras geopolíticas. Si bien es un concepto que se suele asociar normalmente al petróleo o al gas, lo cierto es que tecnologías de energía solar, eólica y otras tecnologías limpias no son libres de estos riesgos. ¿El motivo? Que existen peligros geopolíticos asociados con la producción de muchos minerales que son esenciales para las transiciones energéticas.

Para ser más exactos, la producción de muchos minerales que son fundamentales para las transiciones energéticas está más concentrada geográficamente que la del petróleo o el gas natural. Veámoslo con datos de la IEA: para el litio, el cobalto y varias tierras raras, los tres principales productores controlan más de las tres cuartas partes de la producción mundial. En algunos casos, un solo país es responsable de aproximadamente la mitad de la producción del planeta.

Todo esto genera fuertes tensiones en las empresas que producen paneles solares, turbinas eólicas y baterías, que utilizan minerales importados, ya que sus cadenas de suministro pueden verse rápidamente afectadas por cambios regulatorios, restricciones comerciales o incluso inestabilidad política en un pequeño número de países.

 

Desafíos clave en torno al suministro de minerales seleccionados

 A continuación se resumen los principales desafíos a los que nos enfrentamos en torno al suministro de algunos minerales, extraídos del artículo del IEA titulado Clean energy progress after the Covid-19 crisis will need reliable supplies of critical minerals. Y es que las inversiones retrasadas o restringidas podrían conducir a un mercado más ajustado en los próximos años.

 

Cobalto

  • Se prevé que persista una alta dependencia de la República Democrática del Congo para la producción y de China para el refinado (ambos en torno al setenta por ciento), ya que solo se están desarrollando unos pocos proyectos fuera de estos países.
  • Un endurecimiento justificado de las condiciones sociales y medioambientales para la producción podría poner en riesgo grandes volúmenes de suministro.
  • El nuevo suministro está sujeto a la evolución de los mercados de níquel y cobre, ya que alrededor del noventa por ciento del cobalto se produce como subproducto de estos minerales.

Níquel

  • Las nuevas inversiones no se están poniendo al día con el crecimiento esperado de la demanda (debido en parte al cambio hacia las químicas de baterías con alto contenido de níquel).
  • Los proyectos de minas tienen un historial de retrasos y sobrecostos.
  • La prohibición de las exportaciones de mineral de Indonesia, el mayor productor, arroja dudas sobre la perspectiva de un suministro global seguro.

Cobre 

  • Difícil de sustituir por su rendimiento superior en aplicaciones eléctricas.
  • La producción tanto en Chile como en Perú (cuarenta por ciento de la producción mundial) está sujeta a trastornos sociales y costos crecientes. Las minas en América del Sur y Australia están expuestas a altos niveles de estrés climático y hídrico.
  • Las minas actualmente en operación están llegando a su punto máximo debido a la disminución de la calidad del mineral y al agotamiento de las reservas.

Tierras raras  

  • Dominio de China en toda la cadena de valor, desde la minería hasta el procesamiento y la producción de imanes.
  • Credenciales ambientales negativas de las operaciones de procesamiento.
  • Las diferencias en las perspectivas de la demanda de elementos individuales conllevan riesgos de subidas de precios para los que tienen una gran demanda (por ejemplo, neodimio) y caídas para los que tienen poca demanda (por ejemplo, cerio).

«En Congeo somos expertos en asesoramiento ambiental. Contacta con nosotros si necesitas que te ayudemos en tu proyecto»

 

Acciones para promover la seguridad del suministro

La pregunta es clara: ¿pueden los gobiernos y las empresas promover la seguridad del suministro de minerales con acciones concretas? Según la IEA sí, y ponen de manifiesto varios ejemplos.

  1. Realizar evaluaciones periódicas de las perspectivas de oferta y demanda de minerales críticos para informar estrategias destinadas a garantizar la seguridad del suministro.
  2. Garantizar la inversión oportuna en nuevas minas, especialmente para aquellas donde los niveles de gasto actuales no son suficientes para cubrir la demanda proyectada a largo plazo.
  3. Los países importadores deben fortalecer la gestión de los productos y componentes al final de su vida útil para promover el reciclaje o la recuperación de minerales valiosos.
  4. Los países productores de minerales deben asegurarse de que sus recursos se desarrollen de manera responsable y respetuosa con el medio ambiente.

 

Esperamos que te haya parecido interesante el artículo y que te haya abierto un poquito la mente hacia el mundo de los minerales estratégicos para el proceso hacia una transición energética basada en tecnologías limpias y sostenibles. En Congeo somos expertos en asesoramiento ambiental. Contacta con nosotros si necesitas que te ayudemos en tu proyecto.

Leave A Reply