Arena mineral, un recurso valioso para el medio ambiente

Si te preguntan cuál es el recurso natural más explotado en nuestro planeta seguramente se te venga a la cabeza el agua. Y si profundizamos un poco más, seguro que muchos también piensan en la arena. Sí, y es que esta es un elemento imprescindible en multitud de sectores y se utiliza de forma cotidiana para la fabricación del asfalto, los chips electrónicos, el vidrio o el hormigón, por citar algunos ejemplos. Sin embargo su extracción incontrolada puede suponer un gran impacto para el medio ambiente, y este hecho ya está ocurriendo en lugares como Asia.

Lo más común es extraer la arena de mares, ríos, playas y de canteras. En casos extremos, la extracción sin control de arena puede provocar la eliminación de estructuras de protección y amortiguamiento en riberas aluviales y zonas costeras, provocando una mayor susceptibilidad ante el riesgo de inundaciones, en un momento en que el cambio climático está provocando una mayor frecuencia de estos episodios a nivel mundial.

Cada año, según los expertos, se utilizan cincuenta mil millones de toneladas de arena. Y su demanda no para de crecer, triplicándose en las últimas dos décadas principalmente por la demanda de la construcción asociada a un fuerte crecimiento y desarrollo de la población en diversos lugares del mundo, población que impulsa la urbanización y el desarrollo de viviendas e infraestructuras. Esta tendencia no se espera que disminuya, sino al contrario. Las previsiones hablan de superar la marca de los cincuenta mil millones de toneladas por año antes de 2030.

Buscar soluciones a este creciente consumo es un reto fundamental para la protección del medio ambiente, y en esta vía está trabajando un equipo de investigadores de la Universidad de Ginebra (Unige) y el Instituto de Minerales Sostenibles, de la Universidad de Queensland de Australia. Juntos han buscado una alternativa sostenible y viable, a la que han puesto por nombre arena mineral.

Estos expertos proponen la idea de separar y reutilizar materiales similares a la arena de los estériles de explotaciones mineras antes de su deposición en escombreras. Este hecho implicaría un cambio en el proceso de extracción y procesamiento de minerales, que reduciría de forma drástica los rechazos de este sector.

 

«Las arenas minerales son un nuevo material de entrada que proviene de una fuente no convencional para el mercado de agregados. Si bien actualmente no existe una solución perfecta para sustituir la arena en el concreto, este material ofrece un potencial que vale la pena explorar»

 

Gracias a este nuevo material se puede reducir la cantidad de arena que se extrae de depósitos geológicos, haciendo que la extracción se oriente hacia una economía más circular, y materiales que se catalogaban como rechazos mineros pueden reutilizarse para hacer esta arena a escala global.

Los investigadores, tras analizar las propiedades químicas y algunas operaciones de refinación, han demostrado que parte del flujo material destinado a rechazo minero puede ser usado como sustituto de la arena industrial y de construcción, al igual que hormigón reciclado y escorias generadas en la producción de acero.

«Separar y reutilizar estos materiales similares a la arena antes de que se agreguen al flujo de residuos no solo reduciría significativamente el volumen de estos que se generan, sino que también podría crear una fuente responsable de arena», asegura el líder del programa de desarrollo de minerales de SMI, Daniel Franks.

Para la elaboración de este estudio, que ha durado un año, los investigadores tomaron muestras para analizar la arena producida a partir de la extracción de mineral de hierro, iniciada por la empresa multinacional Vale SA en Brasil. Los resultados determinaron que parte del flujo de material podía ser el sustituto idóneo de la arena industrial y de construcción.

«Si estos resultados se pueden replicar con otros tipos de minerales, existe la posibilidad de lograr reducciones importantes en los relaves mineros globales», dice Franks. Es más, tras llevar a cabo una simulación con un modelo de consumo global de esta tipología de arena se han encontrado muestras de que podría suponer una reducción de al menos un diez por ciento en el volumen de generación de relaves en cada sitio.

«Las arenas minerales son un nuevo material de entrada que proviene de una fuente no convencional para el mercado de agregados. Si bien actualmente no existe una solución perfecta para sustituir la arena en el concreto, este material ofrece un potencial que vale la pena explorar», concluyen los autores.

 

Fuente informe: https://smi.uq.edu.au/files/83107/FinalReport_OreSand_v1.pdf

 

Imagen superior: Jan Kopriva – Unsplash

Leave A Reply