Análisis de riesgos en el manejo de residuos mineros

El sector de la minería ha experimentado en los últimos años un aumento significativo de los costos de cierre. Uno de los problemas más polémicos y que se repiten con asiduidad es la mala calidad del agua tras el cierre. Casi siempre es un problema que está relacionado con el drenaje ácido de la roca –aguas ácidas– y con la lixiviabilidad de metales (ARD/ML: acid rock drainage and metal leaching). Esto está asociado con la oxidación de sulfuros, que requiere un control y tratamiento no solo durante el cierre, sino a perpetuidad.

La recolección y el tratamiento de ARD/ML a menudo no se planifican. Y en otros casos se subestiman generando costos de cierre –así como operativos– más altos de lo previsto. En este artículo vamos a sacar algunas conclusiones al respecto y para ello nos vamos a basar en el informe titulado Rock Placement Strategies to Enhance Operational and Closure Performance of Mine Rock Stockpiles, preparado para la International Network for Acid Prevention (INAP) y elaborado por Earth Systems y Okane.

Según este informe, son muchos los estudios que indican que la roca extraída potencial generadora de acidez (PAF – Potentially Acid Forming) contribuye alrededor del sesenta u ochenta por ciento de la carga de acidez total de una mina a su cierre, con un veinte o treinta por ciento adicional de carga de acidez asociada a la relavera TSF (Tailings Storage Facility) y contribuciones menores de otras fuentes de ARD/ML, como paredes de galerías en minas subterráneas, paredes de cielos abiertos, instalaciones de lixiviación en pilas, etcétera.

Hoy en día la construcción de los botaderos de desmontes o escombreras se basa en optimizar económicamente el desarrollo y la extracción de los recursos minerales de la mina, al mismo tiempo que se gestiona el riesgo geotécnico asociado con el citado depósito. Por ello, es norma de la industria que los botaderos o escombreras se construyan utilizando el método de vertido libre en coronación de escombrera (end dumping).

Este end dumping da como resultado una segregación coherente del tamaño de grano y una estratificación deposicional distintiva, con concentración de fragmentos de roca más grandes en una zona de escombros en la base de cada levantamiento. Como resultado tenemos que el transporte de gas en el depósito puede estar dominado por un alto flujo de aire con altas tasas de suministro de oxígeno. Esto puede acelerar la generación de ARD/ML.

 

«Es imprescindible para la minería del siglo XXI realizar un análisis de riesgos ambientales-costes de los distintos escenarios de deposición y manejo de los residuos mineros. Y en CONGEO estamos para ayudarte en la toma de decisiones»

 

En el informe se hace mención a métodos mejorados para la construcción de los botaderos o escombreras. Algunos enfocados en ingeniería geotécnica y otros en geoquímica. Veamos algunos de ellos:

  • Por tongadas con alturas más bajas.
  • Intercalando capas diseñadas ingenierilmente, que facilitan el control del movimiento de gases dentro del botadero.
  • Desde la base hacia arriba (en capas/compactada).
  • Encapsulación.
  • Materiales que consumen oxígeno.
  • Pasivación de sulfuros.

Gracias a estos métodos de construcción mejorados de los botaderos o escombreras se puede limitar la disponibilidad de oxígeno para las rocas con contenidos en sulfuros, ya sea por regulación del movimiento del gas en el material PAF –Potentially Acid Forming–, por influir en las concentraciones de oxígeno del gas de poro gracias al manejo de su consumo, o por recubrimiento de granos de sulfuro para limitar la reacción con el oxígeno.

Como resumen podemos destacar que el método de deposición tradicional de los residuos mineros, por vertido libre en coronación de escombrera, facilita el flujo de aire por advección dentro de la misma, así como la circulación de agua por percolación.

Seamos más claros. Lo primero se traduce en mayores tasas de oxidación y meteorización de los minerales existentes, lo que da lugar a mayores problemas de aguas ácidas y lixiviabilidad de metales (ARD/ML). Lo segundo se traduce en menores tiempos de residencia del agua de infiltración, lo que a su vez da lugar a mayores caudales de drenaje y a menos solubilidad de los minerales neutralizantes que pudiera haber en la escombrera, y que de disolverse en mayores tasas, podrían contrarrestar esa acidez.

Hay que tener claro que es imprescindible para la minería del siglo XXI realizar un análisis de riesgos ambientales-costes de los distintos escenarios de deposición y manejo de los residuos mineros. Y en CONGEO estamos para ayudarte en la toma de decisiones y para hacer más fácil la gestión y el tratamiento que necesites. ¡Confía en nuestros profesionales!

CONGEO agrupa un equipo de consultores muy cualificados, con conocimiento profundo de sus disciplinas y de los trámites administrativos relacionados con los proyectos en los sectores minero-industrial y de movimiento de tierras. El equipo humano que aporta a cada proyecto domina las disciplinas técnicas en los campos de la geología, geoquímica, hidroquímica, hidrología, hidrogeología, evaluación de impactos y de riesgos ambientales.

Leave A Reply